Pese a la serie de problemas físicos y anímicos que suelen tener las mujeres que inician la menopausia; es importante recalcar que existen formas de contrarrestar los efectos más molestos de esta etapa de la vida. El ejercicio físico constante y una alimentación saludable pueden ser de mucha ayuda para sentirse vigorosas y fuertes durante este proceso que culmina con el cese de la ovulación en el organismo femenino.

No todas las mujeres tienen la suerte de pasar la etapa menopáusica de la mejor forma; en muchas féminas se hacen evidentes los síntomas de descalcificación ósea, sofocos constantes, alteraciones vinculadas a las emociones, aumento del peso, entre otros problemas.

Es durante esta etapa que el cuerpo de una mujer va necesitando aportes energéticos en menor cantidad, es por ello que la dieta debe empezar a cambiar y tomar un rumbo más equilibrado en función de algunos

parámetros vinculados con la edad, peso, talla, el ritmo de vida diaria, etc.
Para conservar una adecuada alimentación es necesario tomar nota de estos consejos que pueden ser de mucha ayuda.

Ingerir grasas de calidad

Es importante medir la cantidad de grasas que se consumen, ya que en esta etapa el cuerpo femenino necesita ingerir grasas en menor cantidad. Además, es necesario que se reduzcan grasas que no aportan en buena forma a mejorar la calidad de vida de la persona, estamos hablando de las grasas saturadas o de origen animal (los encontramos en la mantequilla, leche, nata, lácteos elaborados con leche entera, galletas, pasteles, etc). Este tipo de grasas saturadas, pueden aumentar los niveles de colesterol en la sangre, ocasionando serios problemas como la arteriosclerosis. 

Ingerir calcio para mejorar posibles problemas de osteoporosis

La osteoporosis postmenopáusica puede ser un problema que se tiene que combatir con la ayuda del calcio; por ello, serán necesarios un consumo constante de lácteos preferentemente desnatados y otros derivados que de la leche. Además, son muy recomendables, el consumo de vegetales que contienen grandes cantidades de calcio como el brócoli, tan solo 500 gramos de este vegetal pueden aportar al cuerpo una dosis de 240 miligramos de calcio. Otros vegetales que ayudan y aportan calcio son las acelgas. Puedes también consumir algunas conservas de atún o sardinas. No podemos dejar de lado las frutas y los frutos secos.

El agua mejora la hidratación

Si bebes líquidos de entre 1 y 2 litros diarios, tu cuerpo se mantendrá hidratado y tu organismo lo agradecerá; mejorarás tu piel y te sentirás con vitalidad constante; no olvides que el agua es mejor que cualquier otra bebida hidratante. También las infusiones son buenas para el cuerpo por sus propiedades relajantes.

Regula tus horario alimenticios

Distribuye tu alimentación en cuatro o cinco comidas ligeras al día, esto te permitirá obtener las energías necesarias sin necesidad de ingerir grandes cantidades de comida. Además es importante no ser irregular y tener un control de horarios para evitar algunos desórdenes alimenticios. Existen también, algunos alimentos que son ricos en hidratos de carbono (cereales, pastas, arroz, etc) que tendrás que controlar su consumo excesivo o cambiarlos por productos integrales. La disminución de carnes, lácteos enteros, grasas y legumbres en exceso pueden también alterar tu organismo.

En conclusión, la vida de una mujer que está pasando por la etapa menopáusica puede mejorar si tenemos una dieta balanceada, el cuerpo comenzará a sentirse mejor y lleno de vitalidad. Mantener el cuerpo en una condición favorable siempre ha sido uno de los mejores remedios para mantenerse libre y vivo con el paso de los años.



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here