Como ya hemos dicho otras veces, cambiar detalles pequeños de tu dieta puede hacer milagros.

Os detallamos algunos errores comunes y su solución:

-El aperitivo. A veces, creyendo que es muy sano, nos lanzamos a picotear zanahorias, tomatitos, etc. Aunque sean buenos alimentos, muchas verduras crudas pueden hacer más frágil nuestra flora intestinal. La cosa empeora cuando, además, tomamos salsas de mayonesa, guacamole, etc.

En lugar de eso, prepara salsas más ligeras donde puedas untar las verduras o trocitos de pollo, o bien sustituye esos aperitivos por pequeños canapés como: una rodaja de rábano + salmón ahumado + queso blanco.

-Un error muy común es bañar, literalmente, las cosas en aceite o vinagre. Para evitar que eso nos perjudique, elige vinagres poco ácidos, como el de manzana, el de Jerez o vinagre balsámico.

En algunas recetas, también puedes usar zumo de limón, naranja o pomelo. Otro truco es echar una cucharada de agua para aligerar la vinagreta.

ensalada cesar

-En salsas espesas, puedes probar a utilizar yogur, queso blanco o petit suisses en lugar de mayonesa.

-¡Cuidado con las frituras!

Es muy importante que, además de alimentos sanos, estén cocinados adecuadamente. Las verduras no necesitan tanto aceite como otras comidas, por lo que es preferible cocinarlas al vapor, en wok o al horno, según la receta.

Hasta aquí la primera parte de consejos para que cocinéis mucho más sano.

Continuamos con este curso acelerado de comida sana, para que vuestros platos no oculten ninguna sorpresa desagradable en forma de kilos.

-Con la carne es muy importante que seleccionéis las mejores partes. Es preferible que comáis filetes, solomillos, pechugas de pollo, etc. y evitéis la piel del pollo y los trozos grasos de la carne.

-En cuanto al pescado, olvídate de los grasos, como salmón o arenques, y en su lugar consume rape, lenguado, merluza, etc. Son preferibles los pescados blancos.

-Cocina con finas hierbas. Reemplaza la mantequilla y la sal, dentro de lo posible, por albahaca, menta, romero, eneldo, estragón, etc. Con un poco de aceite de oliva, el resultado será excepcional.

-Por último, en postres, procura sustituir el mascarpone por queso blanco o ricotta y realiza recetas con frutas en lugar de otras que son una bomba de relojería.

postres caseros para adelgazar

Seguro que con estos sencillos consejos, os vais dando cuenta de la cantidad de truquitos que hay para mejorar todas nuestras comidas diarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here