Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO), en los últimos años han aumentado algunas patologías como las cataratas –factor desencadenante de cerca de 20 millones de casos de ceguera en el mundo cada año—, la conjuntivitis y la fotofobia (hipersensibilidad a la luz), producidas por la utilización de gafas de sol de baja calidad. Y es que muchas veces cometemos el error de escogerlas por cuestiones estéticas y no por una buena salud óptica.

Así que en el post de hoy, te voy a explicar qué gafas deberías utilizar para no llevarte un susto con la salud de tus ojos.

Por supuesto, una vez lo leas, deberás ponerte en manos de un óptico-optometrista que te haga un análisis visual en profundidad para saber qué tipo de gafa debes comprar.

Fuente tabla: Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas

Filtro solar y color de la lente: dos criterios básicos para escoger tus gafas

En cuanto a la categoría del filtro solar (van del 0 al 4), tenemos:

Las lentes de categoría 0 son muy claras, por lo que su uso debe limitarse al interior o a días de cielo cubierto.

Las lentes de categoría 1, ligeramente coloreadas, están indicadas para los días con luminosidad solar ligera.

Las lentes de categoría 2, medianamente coloreadas, deben utilizarse en días de luminosidad solar mediana.

Las lentes de categoría 3 son muy coloreadas, por lo que son las más recomendables para la luminosidad solar de playa y montaña.

Las lentes de categoría 4, muy oscuras, sólo deben utilizarse en situaciones de luminosidad extrema (por ejemplo, alta montaña).

Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas

Y por lo que respecta al color de la lente:


El verde permite percibir los colores sin apenas alteraciones. Recomendable para deportes náuticos y personas con hipermetropía.

El marrón filtra las radiaciones azules y aumenta el contraste y la profundidad de campo. Indicado para los miopes o para la práctica de deportes al aire libre.

El gris respeta mejor los colores naturales, por eso es la mejor opción para conducir.

El amarillo puede provocar errores en la percepción de las luces de los semáforos, sin embargo, mejora el contraste en días nubosos, brumosos y con niebla.

El naranja es el color más adecuado en condiciones de baja luminosidad, como la conducción nocturna o con niebla, ya que aumenta los niveles de contraste, sin embargo no es apto para el uso solar.

Las lentes polarizadas evitan el deslumbramiento.

Las lentes fotocromáticas (se oscurecen en presencia de luz y se aclaran en la oscuridad), y las lentes espejadas, están especialmente recomendadas para practicar deportes náuticos y en ambientes deslumbrantes.


Consejos para cuidar la salud de tus ojos

Según el Consejo Nacional de ópticos-optometristas existen una serie de medidas para proteger nuestra mirada de las radiaciones solares:

Gafas de calidad: no compres cualquier gafa en cualquier sitio. Ni mercadillos, ni vendedores ambulantes te ofrecerán gafas de protección solar de calidad que filtren las radiaciones nocivas. Así que no escatimes con el precio.

Úsalas en la piscina: para prevenir la irritación y los contagios en el ojo, y no compartas tus toallas con el fin de reducir el contagio de infecciones.

Lentes de contacto: extrema en la higiene para reducir riesgo de infecciones. Lávate y sécate bien las manos antes de tocar las lentes y los ojos en el ambiente de las piscinas o zonas de baño.

Cuidados con las siestas al sol: echarse la típica siesta playera no es muy recomendable, ni siquiera con los ojos cerrados, ya que se pueden llegar a producir quemaduras en la retina por la radiación de los rayos infrarrojos.

Protección lateral: los expertos recomiendan que la gafa tenga la mayor protección lateral posible.

De noche, quítatelas: no uses gafas de sol cuando no sea necesario (por las noches, en lugares cerrados…).

Eclipses y Rayos UVA: las gafas de sol no están previstas para proteger los ojos en la observación directa de los eclipses solares o para broncearse con rayos UVA.

Siempre utiliza el cinturón: cuando circules en coche recuerda siempre ponerte el cinturón de seguridad, así evitarás un posible traumatismo ocular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here